lunes, 15 de mayo de 2017

¿Está tu hijo en riesgo de tener caries dental?

Información escrita por:
Dra. Mónica Valdivieso Vargas Machuca



Muchas mamis se preguntan porque su niño tan pequeño  tiene caries  dental.
Para resolver esta duda podemos  decir que cada niño tiene un  riesgo individual de tener caries dental y este depende de la presencia de una serie de factores que predisponen o protegen al niño de la caries dental.

¿Sabes si tu hijo tiene riesgo de tener caries dental?

Cada niño tiene un riesgo individual de tener caries dental, esto depende de la presencia de los  factores de riesgo y factores  protectores de caries dental.

Los factores de riesgo para niños de 0 a 5 años son:
ü  Dormir con un biberón con líquidos dulces.
ü  Comer alimentos o bebidas azucaradas (con frecuencia mayor de 3 veces al día).
ü  Que la madre o el cuidador tenga caries activa.
ü  Sistemas de salud.
ü  Que el niño tenga ya una o más caries, curaciones, dientes extraídos o manchas blancas y que tenga placa dental. 

Mientras que los factores protectores son:
ü  Tener cuidado dental regular en casa.
ü  Cepillado con pasta con flúor. En niños pequeños la pasta con flúor se utiliza siempre y cuando tengan riesgo de caries y se deben utilizar cantidades pequeñas de acuerdo a la edad.
ü  Aplicación tópica de flúor en el dentista con regularidad.

Como podemos ver, iniciar los cuidado bucales de forma temprano y una visita regular al dentista pueden mantener al niño en un riesgo bajo de tener caries dental. Es solo cosa de proponérselo. ¡Juntos podemos hacerlo!

¿Quieres conocer el riesgo individual de tu hijo?
En esta tabla de evaluación te lo mostramos. 

TABLA 1. EVALUACIÓN DE FACTORES DE RIESGO DE CARIES (0-5 AÑOS)
FACTORES
Alto
Moderado
Bajo
Biológicos



Madre o cuidador tiene caries activa



+ de 3 entrecomidas con snacks o bebidas con azúcar



Duerme c/ biberón con liquido dulce natural o artificial



Niño con necesidades especiales



Protectores



Cepillado diario con pasta fluorada



Recibe fluoruro tópico por el dentista



Recibe cuidado dental regular en casa



Hallazgos clínicos (llenado por el dentista)



Tiene mas de 1 diente cariado, obturado o perdido



Tiene manchas blancas activas o lesiones de esmalte



Tiene placa en los dientes



FUENTE : REFERENCE MANUAL AAPD 2016























¿Cómo actuar en los diferentes niveles de riesgo de caries?

Como puedes deducir, mientras más factores de riesgo están presentes, el niño requiere mayor cuidado y preocupación por parte de los padres y del odontopediatra. Será necesario conversar para poder cambiar los hábitos nocivos y mejorar los métodos protectores.

Los odontopediatras debemos aplicar protocolos de atención de acuerdo al riesgo individual de cada niño, y aun cuando el niño tiene bajo riesgo de caries es necesario tener cuidados de acuerdo a su edad.

EN MV DENTAL GROUP, NOS PREOCUPAMOS  POR  LA SALUD ORAL DE TU PEQUEÑO, VISÍTANOS Y LE DAREMOS UNA ATENCIÓN PERSONALIZADA.














viernes, 12 de mayo de 2017

Postres y cócteles hechos con Baileys

Si hay algún trago que me encanta, ese es el Baileys así que era imposible perderme las recetas de las clases de cocina que Baileys preparó junto con Urban Kitchen por el día de la madre; así que mi gran amiga Jenni, del blog Por Segunda Vez, fue en nuestra representación y aquí nos deja todas las recetas.

TIRAMISÚ DE BAILEYS

Esta receta contiene 16.3 gr de alcohol



Disfruta este postre bien frío y espolvorea cocoa encima del tiramisú para intensificar su sabor. Decora con una hojita de menta para realzar el aroma y hacer un bonito contraste de color. Sin duda alguna, un postre para disfrutar.

Ingredientes:
- 2 tazas de crema de leche
- 1 cdta. de extracto de vainilla
- 225 gr. de queso crema
- ½ taza de azúcar en polvo
- 24 bizcotelas
- ½ taza de café
- ½ taza de Baileys
- 1 cdta. de cocoa en polvo

Preparación:
1. Batir la crema hasta que espese, agregar la vainilla, el queso y azúcar. Luego batir lentamente para que todo se integre.
2. Bañar las bizcotelas con el café y el Baileys mezclado, para que absorban el líquido.
3. En una bandeja honda, colocar la mitad de las bizcotelas y cubrir con la mitad de la crema de queso y espolvorear la cocoa.
4. Repetir el proceso nuevamente y refrigerar el postre.



BROWNIE CON HELADO Y BAILEYS
Esta receta contiene 6.8 gramos de alcohol


Hasta los paladares más exigentes sucumbirán ante este clásico. El sabor del helado puede ser de tu elección. Para completar la dulzura, vierte 15 ml de Baileys y así harás este postre irresistible.

Ingredientes:
6 huevos
- 750 gr. de azúcar rubia
- 1 cdta. de esencia de vainilla
- 375 gr. de mantequilla sin sal
- 135 gr. de cocoa
- 180 gr. de harina sin preparar
- 2 gr. de sal
- 1 bola de helado de vainilla
- 50 ml. de Baileys

Preparación:
1. Batir los huevos hasta punto cinta.
2. Agregar el azúcar en forma de lluvia.
3. Derretir la mantequilla, agregar cocoa, sal y esencia de vainilla, hasta formar una pasta.
4. Agregar la pasta a la mezcla de huevos y azúcar y juntar en forma envolvente, cernir la harina y agregar.
5. Verter la mezcla sobre un molde con papel manteca y llevar al horno a 180°C por 10 minutos aproximadamente.
6. Servir en un plato hondo con una bola de helado de vainilla y un chorro de Baileys.



BAILEYS EXPRESSO
Esta receta contiene 14.1 gramos de alcohol


Cóctel con un intenso aroma a café, ideal para brindar y disfrutar en ocasiones especiales. El café combina perfecto con Baileys, dándole un increíble sabor. Salud.

Ingredientes:
45 ml. de Baileys
- 30 ml. de café Expreso
- 20 ml. de Vodka Smirnoff
- 7,5 ml. de Sirope de Vainilla

Preparación:
1. Mezclar todos los ingredientes con hielo en una coctelera o un recipiente hermético.
2. Servir en una copa Martini previamente enfriada y decorar con tres granos de café tostado.



MINTY INDULGENCE

Esta receta contiene 10.5 gramos de alcohol


Cóctel bastante fresco, con un toque a menta, ideal para tomarlo después de la comida debido a su sabor ligero, perfecto para la sobremesa.

Ingredientes:
30 ml. de Baileys
- 20 ml. de licor de menta blanco
- 20 ml. de vodka Smirnoff

Preparación:
1. Mezclar todos los ingredientes en una coctelera o recipiente hermético con hielos y batir por varios segundos.
2. Servir con un doble colado en una copa cóctel previamente enfriada y decorar con un ramo de menta fresca.

¡Gracias Baileys por las recetas!... ¡A disfrutarlo! 




lunes, 1 de mayo de 2017

Mi pequeño amigo Miguel



Antonia lleva varias semanas ilusionada con su amigo Miguel, un niño que va también a sus clases de tennis y que ella no deja de mencionar ni un solo día. 

Antes de ayer, al llegar a mi casa del trabajo, su nana me contó que ni bien llegó a la clase y lo vio sus ojitos se iluminaron de una manera nunca antes vista. 

         - "¿Lo mira igual que a Salvador, así feliz de verlo?" le pregunté.

Pero su nana me respondió que no, que era una carita y una mirada totalmente diferente, que no sabía cómo explicármelo.

Ese día por la noche, mientras la cambiaba, le pregunté: 


-      "Antonia, ¿Miguel es tu novio?” (Porque ella ya sabe muy bien que es ser el/la novio/a o el/la esposo/a de alguien y que los niños no tienen novios, entonces quería ver qué me respondía), así que al toque me miró y con una sonrisita y media arrochada me dijo que no.  
-      "Ah ya... ¿entones solo te gusta verlo y jugar con él?", le pregunté; y ella sonriendo me dijo que sí pero que no le diga a su papá. 

Hoy llegando a la casa, nuevamente habló de Miguel. 

- "Me duele aquí", señalando su corazón.
- "¿Qué pasó? ¿Te has golpeado?”.
- "No mamá, el corazón queda aquí y duele cuando uno ama".
- “¿Tú amas? ¿A quién amas Antonia?”
- "Yo amo a Miguel y Miguel ama a su mamá". 

Obviamente Antonia es una niña, no está enamorada ni creo que aún le guste un niño de la manera en que nosotros nos enamoramos y nos amamos, pero estoy segura de que poco a poco está empezando a reconocer sus sentimientos, a identificar la compatibilidad y la química que siente hacia otros niños y parece que con Miguel sus sentimientos y emociones se hacen aún más fuertes. 
Estuve leyendo un poco y es alrededor de los 6 y 7 años que los niños se enamoran por primera vez, que llegan a comprender mejor lo que significa enamorarse de otra persona y mientras llegue ese día, yo le enseñaré a Antonia que no hay porqué avergonzarse de lo que uno siente y que a papá y a mamá se le puede contar todo; bueno, aún no logro que quiera contarle tan abiertamente sobre  Miguel  a su papá, pero estoy trabajando en eso, para que nuestra relación con ella sea totalmente abierta, sin temor ni vergüenzas para contárnoslo todo. 

¿Qué conclusiones personales puedo sacar de todo estos últimos acontecimientos?

  1. Que es muy importante hablar con los hijos siempre, darnos un tiempo para preguntarles qué piensan, qué sienten.
  2. Que es bastante importante también supervisar la información que reciben en sus cabecitas, muchas veces sin querer, cosas que pueden ver en la tele, oír en la calle o escuchar en alguna canción pueden generales ideas un poco confusas, como por ejemplo el que quizás Antonia haya asociado el amor al dolor en el corazón.
  3. Que aprovechemos situaciones como estas para fortalecer el vínculo de confianza que nos debería caracterizar siempre, esto hará que nuestros hijos se sientan cómodos al contarnos y confiarnos sus nuevas emociones. 
  4. Que creo y prefiero no "bromear" con el tema, porque diciéndole cosas como: "¡Qué cosa! ¿Cómo que amas a Miguel? y el hacernos los celosos o molestos, solo los motivará a que decidan no contarnos las cosas por temor a los "reclamos" y es por eso que le he pedido también a Diego no jugar al "celoso" con ella y que más bien, conversen y trate de ganarse su confianza.
  5. No sé dónde Antonia habrá escuchado que el amor duele y no soy partidaria de incentivar el tema de noviazgos y esas cosas en niños pequeños, pero aprovechemos siempre situaciones como estas para explicarle a nuestros hijos cómo es la vida, ellos entienden todo. 

Hoy Antonia ama a Miguel a su manera, en su inocencia de niña, con sentimientos más fuertes de los que puede tener por otros amigos, pero sé que en unos años comenzará a amar ya a nuestra manera y solo quiero preparar nuestro camino para que ella se sienta segura, para que sepa cómo funciona el amor; pero sobre todo  para que se sienta en confianza con nosotros y nos lo cuente todo. 


No sé qué haré el día en que alguien le rompa el corazón, creo que no lo soportaré, pero lo que sí sé es que yo estaré siempre para ella, para hacerla descubrir a su manera las idas y vueltas que da la vida y para darle mis brazos, mis hombros, mis oídos y mi corazón, cada vez que lo necesite; porque sí, la vida no es maravillosa y sé que ella se tropezará mil y un veces, pero lo importante es que aprenda a levantarse, a encontrarle siempre una enseñanza a las cosas malas que encontrará en su camino y sobre todo a volverlo a intentar una y otra vez, sin rendirse; porque yo siempre caminaré a su lado como su sombra, pero nunca tapándole el sol.

lunes, 3 de abril de 2017

Las mamás nos equivocamos, no somos de otro planeta.


La primera vez que Antonia me dijo que no me quería, sentí que me clavaban un puñal en el corazón (click AQUÍ para leer un post que escribí sobre es) pero ahora que ya estoy más que curtida solo la escucho, dejo que se le pase y si no perdí la paciencia (que últimamente la pierdo muy rápido), cuando estamos tranquilas, hablamos del tema. 

- "Antonia ya, ya no es hora de jugar, vamos a domir".
- "Nooo yo quiero jugar más rato" 
- "No amor, a dormir".

Escuché, claro está, miles de quejas y lloriqueos (típicos de cuando tienen sueño y se ponen thrillers) y entre ellos, mientras se tapaba con la almohada me dijo: 

- "Ya no vas a ser mi mamá nunca más". (primer vez que me decía esto).
- "Qué pena, porque yo sí quiero ser tu mamá y si te digo que vas a dormir es para que mañana no estés cansada y descanses".
- "¡No! Ya no vas a ser nunca más mi mamá.

Entonces, gracias a que la dosis de paciencia del día (que cada vez es más escasa) se me agotó, le respondí así: 

- "Bueno, entonces si ya no soy tu mamá, anda a tu cuarto, qué haces aquí conmigo". 

Bien decidida ella, y súper molesta, se bajó de la cama, chapó su sillón y se fue de mi cuarto.

- "Habrá ido a buscar a su papá" - pensé.

A los 5 minutos escuché un ronquido, me paré de la cama para ver dónde estaba y me di con la sorpresa de que solo había dado dos pasos fuera de mi cuarto y se había echado en su sillón sin irse tan lejos de mi. La cargué, la pasé a su cama y dormida me abrazó y me dijo: "Mamita linda".

Qué difícil es esto de criar a una niña de casi 4 años, la impaciencia me gana todo el tiempo. Quiero ser paciente, no discutir con ella, corregirla de manera correcta, pero la mayoría del tiempo fallo. Lo peor, es que últimamente me dicen todo el tiempo que solo conmigo es así, que por favor nos cansemos de discutir; incluso si ella se porta mal o llora me apuntan con el dedo y me dicen: "Qué le habrás hecho pues"... ¡Yo no le he hecho nada! ¡Necesito que me entiendan también a mí! Yo solo trato de tratarla bien, pero últimamente solo chocamos.
Yo no soy perfecta y si algo estoy haciendo mal, estoy segura que con el tiempo me iré dando cuenta de mis errores e iré mejorando. 
Antonia no nació con el manual de "¿Cómo ser una mamá perfecta?" bajo el brazo y así lo encontrara y me lo leyera todo, sé que muchas veces mis emociones y reacciones me ganarán y meteré la pata una y otra vez. Las mamás somos humanas, no somos de otro planeta y como tales, tenemos derecho a equivocarnos y a no hacerlo bien siempre.