Sólo por Hoy.

19:19



Hoy me he sentido pésimo, me pasé todo el día completo metida en el trabajo, dejando de lado a Antonia y prestándole cero atención. Los problemas, los pendientes, las mil cosas que tenía que hacer, hicieron que le diera la espalda a mi hija todo el día y hoy en la noche, cuando estaba dormida a mi lado solo lloré y lloré; lloré de pena al darme cuenta que ella solo quería compartir el día conmigo y yo simplemente lo dejé pasar y no compartí nada con ella, lloré de rabia de haberle dicho que juegue con otra persona, de habernos sentado a almorzar juntas y haber dejado que los problemas ganaran y mi atención hayan estado sólo sobre ellos, lloré por no haberme dado un tiempo para ella; y es que ella no merecía eso y yo simplemente no le presté atención y me deje llevar. 

Ser padres es difícil, cometemos muchos errores sin querer, nos dejamos llevar muchas veces por la rutina, por el trabajo, por todo lo que tenemos que hacer, dejando muchas veces de lado a quienes tanto amamos; pero saben, lo importante es darnos cuenta que fallamos, que cometimos errores y que queremos cambiarlos, eso es siempre lo importante. 

Les paso esta reflexión que leí hace unos días y que me llegó de frente al corazón, estoy segura que nos hará pensar y mejorar muchas cosas. ♥️

Sólo por hoy, dejaré de apurarte y regañarte para agradecer que te tengo.

Sólo por hoy, en la mañana, voy a sonreír cuando vea tu rostro y a reír cuando tenga ganas de llorar.

Sólo por hoy, en la mañana, voy a dejarte escoger la ropa que te vas a poner, voy a sonreír y a decirte que te queda perfecta.

Sólo por hoy, pediré un día de descanso, o vacaciones, para llevarte al parque a jugar.

Sólo por hoy, al mediodía, voy a dejar los platos en la cocina y voy a dejarte que me enseñes cómo armar ese rompecabezas juntos.

Sólo por hoy, en la tarde, voy a desconectar el teléfono y a apagar la computadora, para sentarme junto a ti en el jardín para hacer burbujas de jabón.

Sólo por esta tarde, no voy a reclamarte ni siquiera a murmurar, cuando tu grites y llores cuando pase el carro de los helados, y voy a salir contigo a comprarte uno.

Sólo por esta tarde, no voy a preocuparme sobre qué va a ser de ti cuando crezcas y voy a pensar otra vez en todas las decisiones que haya hecho acerca de ti.

Sólo por esta tarde, te dejaré que me ayudes a hornear unas galletas y no voy a estar detrás de ti tratando de arreglarlas.

Sólo por esta tarde, te estrecharé en mis brazos y te contaré una historia acerca de cuando tu naciste y sobre lo mucho que te quiero.

Sólo por esta noche, te dejaré salpicar en la tina y no me voy a enojar.

Sólo por esta noche, te dejaré despierto hasta tarde, mientras nos sentamos en el balcón a contar las estrellas.

Sólo por esta noche, estaré junto a ti por horas y extrañaré mis programas favoritos de TV.

Voy a pensar en las madres y en los padres que están ahora buscando a sus hijos extraviados; las madres y padres que visitan a sus hijos en sus tumbas en lugar de sus camas, y en las madres y padres que están en los hospitales mirando sufrir a sus hijos, gritando por dentro por no poder hacer nada más.

Y cuando te dé un beso de buenas noches te voy a estrechar un poco más fuerte, por un poco más tiempo. Así, agradeceré a Dios por ti y no le Pediré nada, excepto, un día más.

​Creo que a veces las mamás y papás estamos demasiado absorbidos en nuestras rutinas diarias que olvidamos el hermoso regalo que los niños REALMENTE SON.
No podemos saber si Dios nos dará un día más.

Autor Desconocido

Quizá también te interese

0 comentarios

.