lunes, 1 de mayo de 2017

Mi pequeño amigo Miguel



Antonia lleva varias semanas ilusionada con su amigo Miguel, un niño que va también a sus clases de tennis y que ella no deja de mencionar ni un solo día. 

Antes de ayer, al llegar a mi casa del trabajo, su nana me contó que ni bien llegó a la clase y lo vio sus ojitos se iluminaron de una manera nunca antes vista. 

         - "¿Lo mira igual que a Salvador, así feliz de verlo?" le pregunté.

Pero su nana me respondió que no, que era una carita y una mirada totalmente diferente, que no sabía cómo explicármelo.

Ese día por la noche, mientras la cambiaba, le pregunté: 


-      "Antonia, ¿Miguel es tu novio?” (Porque ella ya sabe muy bien que es ser el/la novio/a o el/la esposo/a de alguien y que los niños no tienen novios, entonces quería ver qué me respondía), así que al toque me miró y con una sonrisita y media arrochada me dijo que no.  
-      "Ah ya... ¿entones solo te gusta verlo y jugar con él?", le pregunté; y ella sonriendo me dijo que sí pero que no le diga a su papá. 

Hoy llegando a la casa, nuevamente habló de Miguel. 

- "Me duele aquí", señalando su corazón.
- "¿Qué pasó? ¿Te has golpeado?”.
- "No mamá, el corazón queda aquí y duele cuando uno ama".
- “¿Tú amas? ¿A quién amas Antonia?”
- "Yo amo a Miguel y Miguel ama a su mamá". 

Obviamente Antonia es una niña, no está enamorada ni creo que aún le guste un niño de la manera en que nosotros nos enamoramos y nos amamos, pero estoy segura de que poco a poco está empezando a reconocer sus sentimientos, a identificar la compatibilidad y la química que siente hacia otros niños y parece que con Miguel sus sentimientos y emociones se hacen aún más fuertes. 
Estuve leyendo un poco y es alrededor de los 6 y 7 años que los niños se enamoran por primera vez, que llegan a comprender mejor lo que significa enamorarse de otra persona y mientras llegue ese día, yo le enseñaré a Antonia que no hay porqué avergonzarse de lo que uno siente y que a papá y a mamá se le puede contar todo; bueno, aún no logro que quiera contarle tan abiertamente sobre  Miguel  a su papá, pero estoy trabajando en eso, para que nuestra relación con ella sea totalmente abierta, sin temor ni vergüenzas para contárnoslo todo. 

¿Qué conclusiones personales puedo sacar de todo estos últimos acontecimientos?

  1. Que es muy importante hablar con los hijos siempre, darnos un tiempo para preguntarles qué piensan, qué sienten.
  2. Que es bastante importante también supervisar la información que reciben en sus cabecitas, muchas veces sin querer, cosas que pueden ver en la tele, oír en la calle o escuchar en alguna canción pueden generales ideas un poco confusas, como por ejemplo el que quizás Antonia haya asociado el amor al dolor en el corazón.
  3. Que aprovechemos situaciones como estas para fortalecer el vínculo de confianza que nos debería caracterizar siempre, esto hará que nuestros hijos se sientan cómodos al contarnos y confiarnos sus nuevas emociones. 
  4. Que creo y prefiero no "bromear" con el tema, porque diciéndole cosas como: "¡Qué cosa! ¿Cómo que amas a Miguel? y el hacernos los celosos o molestos, solo los motivará a que decidan no contarnos las cosas por temor a los "reclamos" y es por eso que le he pedido también a Diego no jugar al "celoso" con ella y que más bien, conversen y trate de ganarse su confianza.
  5. No sé dónde Antonia habrá escuchado que el amor duele y no soy partidaria de incentivar el tema de noviazgos y esas cosas en niños pequeños, pero aprovechemos siempre situaciones como estas para explicarle a nuestros hijos cómo es la vida, ellos entienden todo. 

Hoy Antonia ama a Miguel a su manera, en su inocencia de niña, con sentimientos más fuertes de los que puede tener por otros amigos, pero sé que en unos años comenzará a amar ya a nuestra manera y solo quiero preparar nuestro camino para que ella se sienta segura, para que sepa cómo funciona el amor; pero sobre todo  para que se sienta en confianza con nosotros y nos lo cuente todo. 


No sé qué haré el día en que alguien le rompa el corazón, creo que no lo soportaré, pero lo que sí sé es que yo estaré siempre para ella, para hacerla descubrir a su manera las idas y vueltas que da la vida y para darle mis brazos, mis hombros, mis oídos y mi corazón, cada vez que lo necesite; porque sí, la vida no es maravillosa y sé que ella se tropezará mil y un veces, pero lo importante es que aprenda a levantarse, a encontrarle siempre una enseñanza a las cosas malas que encontrará en su camino y sobre todo a volverlo a intentar una y otra vez, sin rendirse; porque yo siempre caminaré a su lado como su sombra, pero nunca tapándole el sol.

7 comentarios:

  1. Muy buena reflexión y conclusiones. Buen post blog
    Saluditos

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reflexión y conclusiones. Buen post blog
    Saluditos

    ResponderEliminar
  3. Lo que nos espera con nuestros chiquitines jiji pero es la realidad con mucho amor y confianza debemos escuchar a nuestros peques por qué en su cabecita y corazón , para ellos es muy importante. Un beso Yor eres una buena mamá.��

    ResponderEliminar
  4. Que lindo es forjar la confianza con nuestros pequeños :)

    ResponderEliminar
  5. Que linda reflexión y que buenos consejos...aún mi pequeña tiene 1a 9m no imagino el día que mi bebe me diga algo asi!

    ResponderEliminar
  6. Me encantoo.. y es muy cierto nuestros niños entienden todo... y la confianza es lo q debemos lograr siempre...

    ResponderEliminar
  7. Tienes muchas razon buen post .. me ayudo mucho.

    ResponderEliminar