martes, 2 de agosto de 2016

Mitos y verdades sobre el frío

¿Recuerdan al Dr. Kenn? hoy tiene un nuevo consejo para todas nosotras que andamos siempre preocupada por el frío... ¡No dejen de leerlo!



El frío atemoriza con frecuencia a las madres de niños pequeños y no tan pequeños. Lo cierto al respecto es que durante cientos de años los médicos reforzamos la idea de que este es peligroso y trae enfermedades. La verdad detrás de ello es que el frío en sí no enferma. Se conoce que los virus respiratorios incrementan en el invierno. En el hemisferio norte esto se observa con claridad y algunos como el virus de la influenza y el virus sincicial respiratorio casi que solo se observan en invierno y es claro también el incremento del rinovirus (virus más común del resfrío). En el Perú, tanto como en otros países del hemisferio sur, estos virus también son más frecuentes en invierno, pero aparecen otra vez en el verano (alrededor de diciembre) debido a la ola de turistas que llegan del hemisferio norte, huyendo de su invierno. A pesar de que estos virus están asociados con la época del año, nunca se ha probado que el frío en sí enferme, sino más bien estos virus. Abrigarnos más no previene de dichas enfermedades. Los niños suelen estar expuestos a otros enfermos en los colegios, nidos y guarderías y no es realmente imposible evitar que se enfermen. Lo mismo sucede en los buses de transporte público. Muchas madres prefieren cerrar las ventanas y esto termina siendo peor para sus niños pues la disminución en la ventilación hace que los contagios sean más frecuentes. La mayoría de niños puede tener hasta 10 infecciones respiratorias virales por año sin que esto sea necesariamente señal de tener una mala inmunidad. Con el pasar de los años esto suele disminuir. El tener una infección respiratoria nunca debería hacer que el niño deje de bañarse, por el contrario, el bañarse ayuda a que la fiebre baje. Existen investigaciones peruanas que prueban esto mismo. Entre los niños que sufren de asma, algunos pocos pueden reaccionar al frío y la humedad al margen de estar resfriados o no. En ellos lo ideal es tener el asma controlada con los inhaladores recetados por su médico. El abrigarlos más no necesariamente va a prevenir estos episodios. La cantidad de capas de ropa que usa un niño debe ser similar a la que siente que necesita usted misma y esto se aplica incluso también para los recién nacidos. El sobre abrigar a un niño puede ser aún más peligroso porque al sudar tanto pueden llegar a deshidratarse. 

¡Muchas gracias Dr. Kenn! 

Pueden leer también el consejo respecto al invierno y las vacunas dando click AQUÍ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario